Artículos de investigación: publicaciones científicas y académicas internacionales

Como la mayoría de nosotros sabemos, pertenezcamos o no al mundo de los idiomas, hoy en día el inglés es el idioma predominante en las relaciones comerciales, la tecnología y la ciencia, al igual que en las comunicaciones a nivel político, económico, turístico, etc.

Esto se debe, en parte, a la superioridad científica y tecnológica que tuvieron tanto el Reino Unido como Estados Unidos sobre el resto de países en el siglo pasado. En el caso de este último, la gran potencia mundial sigue siendo a día de hoy uno de los líderes en la mayoría de los campos de investigación, dadas sus posibilidades económicas.

Del mismo modo, el inglés predomina como idioma comunicativo en el ámbito académico y profesional. Cualquier investigador, científico o médico, por poner algunos ejemplos, debe contar con sólidos conocimientos de esta lengua anglosajona para estar al tanto de lo último que acontece en su sector, como pueden ser ensayos e investigaciones, así como para consultar material bibliográfico, la mayoría del cual se publica en inglés.

Cabe destacar que la vida de los académicos y científicos está supeditada a la publicación de los resultados del trabajo e investigaciones que realizan, así como al volumen de publicaciones llevadas a cabo, llegando a ser éste motivo indispensable para poder promocionar, recibir becas y continuar en su carrera profesional (seguro que los numerosos investigadores de cualquiera de nuestras universidades se sienten identificados con esta situación). De esto concluimos que existe una íntima relación entre las investigaciones y la publicación de artículos científicos, es decir, tanto los conocimientos obtenidos como los resultados de las investigaciones se publican para el resto de la comunidad científica y del mundo, los cuales suelen aparecer en revistas científico-universitarias.

Los investigadores tienen como su máxima la publicación de los resultados de su trabajo en medios de difusión internacionales mediante publicaciones científicas en inglés, requisito indispensable para poder publicar en revistas internacionales, ya que de este modo, su trabajo llegará a un mayor número de científicos. El motivo de esta necesidad no es otro que el de no considerarse un proyecto de investigación finalizado, es decir, éste no pasará a formar parte del conocimiento científico o académico hasta que no se hayan publicado los resultados obtenidos.

En cuanto a las publicaciones académicas, su fin es el de lograr una amplia difusión de ideas para contribuir a un mayor enriquecimiento cultural. En el caso de las tesis doctorales, por ejemplo y lamentablemente, no suelen considerarse publicaciones formales si los resultados no están publicados en una revista científica o académica.

Imagen

Dada la creciente necesidad de los investigadores y las instituciones académicas de documentarse con publicaciones internacionales para sus trabajos, e incluso de tener que llevar a cabo ponencias en el extranjero, la mayoría de los científicos cuenta con un nivel alto de compresión del inglés. Sin embargo, aunque estos puedan llegar a tener un buen dominio del idioma en su campo y unas buenas destrezas gramaticales de este idioma extranjero, es poco probable que puedan escribir abstracts o artículos para su posterior publicación en medios internacionales con la suficiente soltura y estilo como para estar a la altura de las expectativas de un lector nativo de inglés o de una publicación de gran calidad científica, lo cual es fundamental teniendo en cuenta todo lo que está en juego.

Por otro lado, los traductores automáticos genéricos no tienen la capacidad suficiente para traducir adecuadamente un escrito técnico al mismo nivel que un traductor profesional experto en el campo en cuestión y nativo del idioma de destino. No hace falta mencionar las barbaridades que pueden verse por ahí gracias a nuestro amigo Google Translator…

Por tanto, es imprescindible para el éxito del trabajo y la aceptación del artículo por una editorial internacional de publicaciones científicas que la versión final del artículo, que debe ser escrito en la lengua del investigador, sea traducida al inglés por un traductor profesional (importante: ¡ser hablante nativo de un país anglosajón no es suficiente!). Este traductor debe tener experiencia en traducción técnica y científica (o en el campo de investigación en cuestión), y contar con la posibilidad de tener una comunicación fluida con el autor del artículo para la aclaración de posibles dudas, cuya resolución puede ser vital para el resultado final de la traducción. Es de agradecer el esfuerzo de muchos investigadores que se deciden a escribir los artículos directamente en inglés para luego enviarlos a un traductor nativo para que se lo revise, pero lo que no saben es que, a pesar de todo su esfuerzo, esto puede darle más trabajo al revisor que si lo traduce él mismo desde cero, por lo que ambos terminan realizando un gran esfuerzo innecesario que no se ve recompensado.

Hemos hablado con María José Frápolli, Catedrática de Lógica y Filosofía de la Ciencia del Departamento de Filosofía I de la Universidad de Granada, con quien colaboramos de forma habitual en la traducción y revisión de artículos académicos que tienen como destino distintas publicaciones académicas internacionales. María José nos comenta que todo su trabajo se publica en revistas académicas y que publicar en revistas académicas internacionales no supone más que ventajas: permite la difusión real de los resultados de investigación, coloca a los investigadores españoles en los foros internacionales, da visibilidad al trabajo que se hace en las distintas universidades…

“El inglés es, nos guste o no, el idioma de la ciencia. Hay que proteger las lenguas nacionales, pero lo que se persigue con la investigación es la difusión y el impacto internacional. Una muy buena investigación que no se publique en inglés tiene dificultades para llegar a los profesionales en general”, nos dice María José.

Ante nuestra pregunta de en qué circunstancias puede encontrar un investigador la necesidad de recurrir a un traductor profesional, nos responde lo siguiente: “En todos los casos. Es muy importante, en un mercado saturado, que la calidad del fondo y la forma sea la mejor posible. Hemos recurrido a vosotros en un par de ocasiones, y eso ha evitado que los trabajos incluyeran errores”.

Así que, ya sabes, si eres investigador o estás haciendo la tesis, no te arriesgues. La publicación de los resultados de las investigaciones a las que tanto tiempo y esfuerzo has dedicado es de gran importancia para tu éxito, por lo que, descansa después de tan duro trabajo y deja la preparación del texto en el idioma de destino en manos de otro profesional 🙂

Si te ha gustado este artículo y, aunque no seas investigador, piensas que puede interesarle a otras personas, ¡no dudes en difundirlo!

Advertisements

About wiredintowords

We are a language service company (translation and interpreting among others). We love teaching, learning and translating languages, and we are passionate about the culture, traditions, cuisine and history of the countries where those languages are spoken. ///// Somos una empresa que ofrece servicios lingüísticos (traducción e interpretación, entre otros). Nos apasionan los idiomas, su enseñanza, aprendizaje y traducción, además de todo lo que les rodea: cultura, tradiciones, gastronomía e historia de los países en los que se hablen.
This entry was posted in Traduccion and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s